About Interactive Art/ Acerca del Arte Interactivo

cropped-satt-suehumo.jpg
RAFAEL LOZANO- HEMMER – This year’s midnight Bitforms Gallery N.Y. 2012- Tate Gallery 2017

¿Cuan interactiva es la condición interactiva?
Algoritmo y código ¿Foucault informatizado?

¿Condenados a seguir las pautas planteadas por el sistema?videosatchi

VER VIDEO

La obra interactiva plantea al espectador la posibilidad/necesidad de acción. El espectador contemplativo, fija su mirada en el cuadro, mira, significa- si acaso se lo propone – una única configuración, agenciamiento que se concreta cuando el artista da por concluida la obra. Su libertad consiste en la bartheana capacidad de proveer su propia lectura y sentido.

¿Cuan interactiva es la pieza interactiva? Posamos la vista en el espejo que – narcisismo – nos refleja y al encontrar el no visible punto donde el artista dispuso la interfaz, el sistema se acciona y el espectador/gerenciador asume un rol activo – lúdico – en los agenciamientos posibles propuestos por el sistema. Reglado, normalizado, codificado, el algoritmo controla el sistema y condiciona al espectador.

Aquella magnífica e ilusoria máquina del señor Morel – La invención de Morel (Bioy Casares, 1940), obra interactiva avant-la-lettre, cuyo algoritmo desconocemos aún, pergeñó un medio por el cual – desde el libre umbral de la ficción – el usuario/espectador/visitante de la Isla que se disponía a la interacción con la “interfaz” corría el  riesgo de perderse a sí mismo.

Por ahora disfrutemos de la suma de algoritmos e interfaces al campo del arte, que siempre será permeable al entorno al que significa.

Desde una perspectiva foucaultiana podríamos entender que estamos sujetos y controlados por lo dispuesto por el artista en el sistema, algoritmo e interfaces cuyo código desconocemos pero al cual respondemos, dóciles, siempre dóciles como en el momento de compartir paquetes de información. La interacción con el espectador es otra ilusoria trampa de la obra de arte, en la cual siempre hemos sido – o no – atrapados en la red de su o sus configuraciones. La libertad del sujeto receptor sigue siendo y lo celebro, su única e ineludible capacidad de significarlo.

A diferencia de la imagen fija, la interactiva permite múltiples agenciamientos lo cual subsume una coincidencia con los modos de entender nuestro estar-en-un-mundo social en el cual el orden social no es estable y se co-construye de momentos de estabilización, cambio, recreaciones.  La obra interactiva se inserta en un contexto al que pertenece.

museocinta2museo-cinta3

National Gallery London, naturalización de la distancia que separa la obra del espectador. Fotografía: S.Pérez Tort

Asumida como condición naturalizada, el museo (Museo) conserva la obra de arte conforme a un montaje en el cual el espectador asume la necesidad de toma de distancia de las obras. En occidente hemos construido un imaginario en el cual la “norma” del arte asume una necesaria, sacra y aurática separación entre quien mira y lo mirado. Estático frente a la imagen estática el espectador se entrega a la contemplación.

 

National Gallery London. Telefonía móvil, ubicuidad, lenguaje multimodal (imagen fija, texto, pop-up, video) en la palma de la mano. Sobre los muros, las auráticas y venerables testigos de la historia del arte y sus narrativas ¿Espectadores? ¿usuarios ignorantes del valor histórico e historiográfico de las colecciones? ¿Era del vacío en los ojos ausentes a las pinturas? ¿Qué ven esos espectadores que no ven? :

“El sujeto del pensamiento acaba de cambiar” Michel Serrés 2013 ¿El objeto del Arte, puede ser visto, entendido, simbolizado de la misma manera? ¡Hay acaso una nueva interfaz entre sujeto espectador (definición en tránsito hacia…) y el objeto de arte que puede dejar de ser objeto? ¿Qué tienen en la palma de sus manos, que paquete de información están buscando? Conviven dos eras, superpuestas en la sala de la Gallery, porque “el sujeto del pensamiento acaba de cambiar”.

museo-movil1
Interior de la National Gallery London. Simetría de espectadores que no espectan. WiFi libre y la imagen en la palma de la mano. “El arte cambia, nosotros cambiamos” . Museo como back up de un pasado que ya no es.

Fotografías: S.Pérez Tort

 

 

Acerca de Susana Pérez Tort

Susana Pérez Tort en Google +

FACEBOOK

 Doctoranda en Humanidades y Artes Mención Bellas Artes. Universidad Nacional de Rosario Diplomatura Superior en Educación y Nuevas Tecnologías. FLACSO
 Diplomatura Superior en Educación – Medios e Imagen Digital. FLACSO  Profesora de Escultura. Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s