Sin categoría

¡Agiografías en Realidad Virtual?

LINK TATE GALLERY, London . La habitación ocre. 800px-Amedeo-Modigliani-berthe-weill-first-oneman-exhibition-nudes-1917-paris

Por todos los medios anclar el pasado. Tal parece ser la consigna tan gatopardista como aquella que solía coronar el edificio de la Tate Gallery donde hasta 2018 un texto rezaba: Art changes we change/el arte cambia nosotros cambiamos. Podemos ser generosos e interpretar el texto  como es necesario habituar nuestro registro visual y semántico a la ecología cultural contemporánea. Sin embargo la línea “editorial” de la galería parece estar más cerca de: incluyamos artistas latinoamericanos y de otras periferias, y usemos el Turbine Hall para lo más progresista, pero mantengamos el presupuesto de la organización con exhibiciones taquilleras.

Fotografía de dominio público.

Lo que llamábamos Historia del Arte, tenía un contenido cuyo objeto era, en primer lugar, el referirse al artista y las anécdotas que poblaban su vida – mientras más tormentosa, mejor – y así Van Gogh, Modigliani, Bacon, Picasso y sus mujeres, Frida Kahlo fueron una pizarra en el cual se inscribieron historias desgarradoras que, en su empatía con el espectador, nos hacían comprender su producción. Las “Cartas a Theo” fueron la lupa con la cual pudimos acceder a la obra de su hermano Vincent ¿Vimos en realidad su obra, o acaso lo suponíamos debíamos ver en ellas?

Agiografía se refiere a la vida de los santos, y así hemos estudiado, leído e interpretado en los 60 hasta bien entrados los 80, eso que llamamos Historia del Arte, siempre con el sentido lineal (no en red) de una cronicidad en la que se leía entrelíneas que unos superaban a otros y que un “movimiento” llega después y con sentido teleológico, superando al otro ¿Cómo entender que Monet seguía pintando sus Nynpheas cuando Picasso ya había dado a luz sus Señoritas de Avignon?

Hoy suplantamos Historia del Arte por Estudios Visuales, que se ajusta en mejor modo a una visión  en red de los acontecimientos de ese objeto que es el arte, aunque excluye todo lo que no sea la centralidad del ojo en la percepción.

La propuesta de la Tate de reconstruir digitalment la habitación de Modigliani parece ir en la dirección de las agiografías ¿ Nuevas Tecnologías para robustecer la Historia del Arte y acercarnos a la obra a partir de las penurias de su autor?

Un nuevo ciclo civilizatorio necesita nuevas perspectivas, recordemos que Frabrizio Cordera, Príncipe de Salina en Sicilia, fue inmortalizado por la novela de Lampeduza que acuñó aquello de gatopardismo . No es necesario cambiar para que nada cambie, sino asumir que habitamos un mundo en el cual la reconversión socio-tecnológica, nos ha cambiado, eludamos el “que nada cambie”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s